Estrategias metacognitivas

De CNB
Saltar a: navegación, buscar

Verifica tu comprensión de lectura seleccionando este símbolo al final del texto:
Repasemos.png
Si usas el sitio de forma anónima los resultados se borrarán al salir del repaso.

Para recibir insignias digitales por cada prueba, inscríbete en el programa de certificación, usa el sitio como usuario registrado y responde al menos 80% de las preguntas correctamente.
Revisa aquí las instrucciones.


Los lectores usan la metacomprensión para conocer el proceso de la lectura y para controlarlo. Como se mencionó en la parte 1, hay tres momentos en el proceso de la lectura: antes, durante y después de leer. El conocimiento de estos momentos es indispensable para el lector, pues, con base en ello, planifica y sigue los pasos que le ayudarán a comprender mejor el texto.

Las estrategias de la metacomprensión pueden ubicarse en los tres momentos del proceso de la lectura. Las operaciones mentales pueden asociarse a las actividades metacomprensivas, como se explica en la siguiente figura, donde además se explican las actividades metacognitivas que forman parte del proceso lector.

Enseñanza de la comprensión lectora (pag.154).png
Figura 53. Estrategias metacognitivas

Establece el propósito de la lectura[editar | editar código]

El lector se plantea, por lo menos, un propósito para la lectura. Este propósito puede ser elegido o no por él. Las estrategias para comprender serán distintas si lee por entretenimiento, para completar una guía de trabajo, para estudiar para un examen o para enterarse de las noticias.

Cuando elige una lectura para informarse, el estudiante o su docente establecen los objetivos específicos de esa lectura. Estos dependerán del tipo de texto y su estructura. Para comprender un texto, se requiere establecer relaciones entre sus partes, así como entre el lector y la información del texto[1]. Los objetivos específicos no dependen solo del tipo de texto, sino también de la tarea que se espera que el lector realice luego de leer[2].

Enseñanza de la comprensión lectora - ir a.pngParte II, Actitud lectora y enseñanza de la comprensión

Además del tipo de texto, las características de este pueden facilitar o dificultar su lectura. La facilidad para leer los textos depende del vocabulario y la información presentada, como se explica a continuación.

Enseñanza de la comprensión lectora (pag.155.1).png
Figura 54. Dificultad y características del texto

Es importante hacer notar que los estudiantes tienen más facilidad para responder preguntas literales, es decir, las que se refieren a la información explícita, sin importar si el texto es narrativo o informativo[3]. Las preguntas inferenciales, que se refieren a la información implícita en el texto, son más difíciles porque:

  1. Es necesario retener la información que se leyó por un tiempo más largo, ya que se usará para hacer las inferencias.
  2. Se necesita activar más información previa.
  3. Se requiere usar operaciones mentales, más complejas.
Enseñanza de la comprensión lectora (pag.155.2).png

Cuando el lector empieza su aprendizaje, puede responder a estas preguntas guía para establecer su propósito:

  • ¿Para qué voy a leer este texto?
  • ¿Quién lo escribió y para qué?
  • ¿Qué tipo de texto es?

Planifica su lectura y selecciona las estrategias para lograr el propósito[editar | editar código]

Una vez que el lector se ha trazado un objetivo, planifica cómo lo alcanzará. Al planificar, elige y coordina las estrategias que va a usar. El lector establece qué conocimientos previos posee y cuáles le serán útiles para comprender el texto[2]. Esto es más fácil cuando el lector lo seleccionó y cuando el texto está escrito en un idioma que domina. Cuando no es así o cuando el estudiante es inexperto, el docente necesita ayudarlo repasando o recordando los conocimientos previos que necesitará.

En este paso, se usa la estrategia metacomprensiva de activar conocimientos previos. Para ayudar a los estudiantes a usarla, haga preguntas relacionadas con la idea principal del texto. La tabla XXIII se muestra las estrategias cognitivas y de comprensión que el estudiante podrá usar, según el tipo de texto y los objetivos que se haya planteado.

Tabla XXIII. Estrategias cognitivas y de comprensión
Textos narrativos Textos informativos
  • Identificar la estructura del texto: si se presenta primero a los personajes y el ambiente para contar luego el problema y al final su solución.
  • Hacer predicciones al inicio de la historia, parar conjeturar cómo se resolverá el problema o cómo terminará.
  • Visualizar: imaginar los lugares, personajes y hechos que se describen en el texto.
  • Hacer inferencias: por ejemplo, los motivos de los personajes, sus sentimientos.
  • Identificar causa y efecto.
  • Detectar información relevante: enfocarse en lo principal y no en los detalles. Por ejemplo, subrayar las ideas principales y usarlas para hacer un organizador gráfico.
  • Hacer inferencias: identificar palabras clave y unirlas con sus conocimientos previos para encontrar información que no dice el texto.
  • Hacer predicciones: formular hipótesis y luego comprobar si fueron ciertas.
  • Identificar causas y efectos.
  • Hacer generalizaciones a partir del texto.
  • Identificar el tema y/o el argumento.
  • Identificar al personaje principal y diferenciarlo de los secundarios.
  • Establecer la secuencia en que ocurrieron los hechos.
  • Identificar u ordenar una secuencia.
  • Identificar la idea principal y diferenciarla de los detalles.
  • Diferenciar entre hechos y opiniones.
  • Identificar el tema.
  • Sacar conclusiones
  • Inferir el significado, usando el contexto.
  • Inferir el significado, analizando las partes de la palabra.
Nota del editor: en la Serie de Cuadernillos Pedagógicos de Comprensión lectora encontrarás más información sobre cada una de las estrategias detalladas en este cuadro.

Enseñanza de la comprensión lectora - ir a.pngPara recordar sobre la estructura de los textos narrativos y expositivos, vaya a la parte 2.

Enseñanza de la comprensión lectora (pag.156).png

Cuando el lector empieza su aprendizaje, puede responder a estas preguntas guía para planificar su lectura:

  • ¿Qué sé sobre este tema?
  • ¿Cómo se relaciona este texto con otros que he leído?
  • ¿Qué debo hacer primero?
  • ¿Qué estrategias y habilidades voy a necesitar?

Usa estrategias cognitivas[editar | editar código]

A partir del título, usando las ilustraciones del texto y/o el vocabulario clave, el docente puede ayudar a los estudiantes a usar la estrategia de la predicción. Es importante recordar que para que esta estrategia sea eficaz, es necesario:

  • No usarla únicamente antes de leer o al inicio de la lectura, sino que se continúan haciendo pausas durante la lectura para predecir y comprobar las predicciones.
  • Evaluar cuáles predicciones son posibles, según la información con la que se cuenta.
  • Predecir no es adivinar a ciegas. Por ello, es indispensable comprobar si las predicciones se cumplen o no, mientras se sigue leyendo el texto.

Además de la estrategia de predicción, el lector puede realizar una lectura rápida y superficial para conocer de lo que trata el texto. Esta estrategia también es útil para localizar las palabras que no conoce. Dependiendo del tipo de texto, su estructura y las estrategias que seleccionó en el paso anterior, se harán otras preguntas. También utilizará otras estrategias metacomprensivas[2] como visualizar, inferir o detectar información relevante.

Enseñanza de la comprensión lectora (pag.157).png

Cuando el lector empieza su aprendizaje, puede responder a estas preguntas guía para identificar las estrategias cognitivas y de comprensión que necesita aplicar:

  • ¿Qué palabras no conozco o no entiendo?
  • ¿De qué tratará el texto?
  • ¿Qué pasará después?
  • ¿Qué es lo más importante en este texto?

Automonitorea su comprensión para tomar decisiones sobre su lectura[editar | editar código]

¿Tiene sentido lo que estoy leyendo? ¿Estoy distraído o es el texto el que no se entiende? ¿Qué hago, busco la información en otro texto o me esfuerzo por entender este? Estas son las preguntas que espontáneamente se hace un lector que monitorea su comprensión.

El lector monitorea su progreso para comprobar si las estrategias que está usando son efectivas. Si no son efectivas, puede modificarlas. Durante el monitoreo, el lector valora tanto el proceso como el producto de su comprensión. La evaluación incluye tres finalidades[2]:

  1. Revisar el proceso. Incluye la revisión de las predicciones e inferencias que se hicieron, así como verificar si alcanzaron o no el objetivo.
  2. Tener una idea global de lo que dice el texto. Para facilitar que el estudiante tenga una idea global del texto y si lo ha comprendido, es útil usar los mapas conceptuales que se explicaron en el capítulo anterior. También, puede usarse la estrategia de resumir.
  3. Comunicar lo que ha comprendido. Explica a otros lo que comprendió y aclara las dudas que tengan.
Enseñanza de la comprensión lectora (pag.158).png

Cuando el lector empieza su aprendizaje, puede responder a estas preguntas guía:

  • ¿Estoy comprendiendo?
  • ¿Qué palabras aun no entiendo?
  • ¿Estoy alcanzando el objetivo?
  • ¿Cómo lo hice?
  • ¿Qué parte fue más difícil? ¿Por qué es difícil?

Cuando no logra el propósito, utiliza acciones para alcanzarlo[editar | editar código]

Una vez que el lector encuentra lo que se le dificulta o que determina que no está alcanzando su objetivo, toma acciones para corregir el rumbo. Para ello, puede seguir las siguientes recomendaciones:

  • Deténgase y explique con sus propias palabras.
  • Relea lo que no comprendió.
  • Anticipe el contenido del texto.
  • Regule su velocidad; aumente la velocidad en la información poco relevante y disminúyala en las ideas principales.

Preguntas guía para identificar qué hacer si no se logra el objetivo:

  • ¿Por qué es difícil?
  • ¿Qué puedo hacer diferente para alcanzar el objetivo?
Repasemos.png


Referencias[editar | editar código]

  1. Kintsch, 1988, Gernsbacher, 1990, 1997; citados en De Mier, V., Borzone, A., Sánchez, V., & Benítez, M. (2013). “Habilidades de comprensión y factores textuales en los primeros grados”. Revista Peruana de Psicología y Trabajo Social, 2(1), 89–106.
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 Gutierrez-Braojos, C., & Salmerón, H. (2012). “Estrategias de comprensión lectora: enseñanza y evaluación en educación primaria. Profesorado”. Revista de Currículum y Formación del Profesorado, 16(1).
  3. De Mier, V., Borzone, A., Sánchez, V., & Benítez, M. (2013). “Habilidades de comprensión y factores textuales en los primeros grados”. Revista Peruana de Psicología y Trabajo Social, 2(1), 89–106.

En el continuo de coaching es el rol de ser muy directo y enseñar, mostrar, guiar, etc.

Capacidad de producir una palabra específica para un significado o la habilidad de comprender palabras.

Sacar una consecuencia o deducir algo de otra cosa.

Proceso por el cual las personas adquieren cambios en su comportamiento, mejoran sus actuaciones, reorganizan su pensamiento o descubren nuevas maneras de comportamiento y nuevos conceptos e información.

Aplicar estrategias para entender y recordar. Implica estar en capacidad de comunicar lo que se ha leído y escuchado.

Espacio vital en el que se desarrolla el ser humano. Conjunto de estímulos que condicionan al ser humano desde el momento mismo de su concepción.

Sacar una consecuencia o deducir algo de otra cosa.

Aplicar estrategias para entender y recordar. Implica estar en capacidad de comunicar lo que se ha leído y escuchado.

Conjunto de experiencias, planificadas o no, que tienen lugar en los centros educativos como posibilidad de aprendizaje del alumnado. Una perspectiva tradicional acentúa el carácter de plan (con elementos como objetivos, contenidos, metodología y evaluación), frente a un enfoque práctico que destaca las experiencias vividas en el proceso educativo.