Cambio de paradigma: formación ciudadana del siglo XXI

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
Busca en cnbGuatemala con Google

En los últimos años, en Guatemala, han ocurrido cambios políticos y sociales. Estos acontecimientos demandan, cada vez más, una ciudadanía conocedora de la realidad social y sus problemas, capaz de formarse una opinión y un juicio crítico frente a cualquier situación, de demandar y ejercer sus derechos, hábil para identificar los espacios en los que puedan intervenir y sobretodo, partícipe de los asuntos políticos que le conciernen individual y colectivamente.

Para ello es necesario hacer una revisión de las viejas prácticas, contenidos y metodologías aplicadas tradicionalmente y utilizar estrategias orientadas a:

  • la comunicación constructiva
  • el diálogo significativo
  • la deliberación y el debate fundamentadas en argumentos
  • la participación activa de las y los estudiantes
  • el análisis y la investigación del contexto social multicultural y la transformación de los conflictos

En sentido descriptivo, el estado legal que garantiza la pertenencia a una comunidad política o nación. Como tal, garantiza un conjunto de derechos y deberes para los miembros reconocidos como ciudadanos. Además, en sentido normativo, que es el que más importa educativamente, la ciudadanía implica la condición de participar activamente en los asuntos públicos, de modo autónomo y asumiendo las responsabilidades que le correspondan. Un ciudadano es alguien que pertenece plenamente a su comunidad, que tiene en virtud de ello ciertos derechos y los correspondientes deberes, y que participa activamente en la vida pública. Estatus legal que otorga un conjunto de derechos y deberes, pertenencia a una comunidad con una identidad propia y capacidad para participar son, pues, tres caracteres que definen una concepción actual de “ciudadanía”.

Sistema social para expresar ideas y manifestarlas al prójimo. Este sistema existe dentro de un entorno social (sistema social) y un sistema lingüístico (ejemplos son el español, francés, k’iche’, kaqchikel, etc.) Tienen que existir ambos sistemas para que pueda existir la comunicación.