Busca en cnbGuatemala con Google

“La evaluación formativa, es un proceso activo e intencional de aprendizaje que une al docente y a los estudiantes con el objetivo de mejorar el rendimiento de estos últimos. El objetivo se logra a través de recolectar continua y sistemáticamente evidencia del aprendizaje de los estudiantes” (Moss y Brookhart, 2009, pág. 6).

En la búsqueda de mejorar el aprendizaje de la lectura, el presente documento pretende ser una herramienta práctica de evaluación por medio de la cual los docentes obtengan suficiente información acerca de la habilidad lectora de los estudiantes. Esta información les permitirá a los docentes implementar las estrategias de enseñanza de lectura apropiadas y así dar oportunidad a cada uno de los estudiantes a mejorar sus habilidades lectoras.

La herramienta de evaluación aquí propuesta es conocida como Evaluación basada en Currículo –EBC–. Está es muy utilizada para medir la fluidez lectora de los niños que comienzan a leer (Wright, s. f.). Consiste en leer listas de letras, palabras o pasajes durante un minuto bajo condiciones estandarizadas; es decir, el docente leerá las mismas instrucciones cada vez que presente una lectura a los estudiantes. La EBC se caracteriza por tener una función formativa, ya que permite unir el proceso de evaluación con el de enseñanza-aprendizaje.

Al utilizar esta herramienta el docente podrá:

  1. Llevar un registro continuo del nivel de fluidez lectora de los estudiantes, obteniendo así resultados sistemáticos.
  2. Observar si los estudiantes están alcanzando las competencias definidas en el CNB para lectura (Ver Anexo 1).
  3. Diseñar nuevas situaciones de enseñanza-aprendizaje para aquellos que aún presentan un nivel bajo de fluidez lectora.
  4. Evaluar la eficacia de las intervenciones de enseñanza para determinar si éstas han sido o no efectivas en ayudar a los estudiantes a alcanzar las metas predeterminadas (Aldrich y Wright, 2001, pág. 8).

Algunas ventajas de esta herramienta son:

  1. Los materiales de evaluación están alineados con el currículo porque provienen directamente de lo que es utilizado en el aula para la enseñanza.
  2. La evaluación es fácil y rápida de administrar por lo que puede hacerse con frecuencia con el objetivo de monitorear el progreso de los estudiantes.
  3. La evaluación es sensible a los logros de lectura alcanzados por los estudiantes en períodos cortos de enseñanza.
  4. Permite identificar estudiantes que requieran de un apoyo adicional (Aldrich y Wright, 2001, pág. 8).